TODOS LOS TITULOS | QUIENES SOMOS | CONTACTOS | PUBLICITAR | BUSCAR EN DEPORTES EN QUILMES: | Agregar a favoritos | Suscribir al Sitio (RSS) | Encontrarnos en Facebook

DEPORTES EN QUILMES - PORTADA -
 

TODOS LOS PERSONAJES

CLUB DE AJEDREZ DE QUILMES


NP GROUP: DISEÑO - PRENSA - PUBLICIDAD

PUBLICITE EN DQ!


 
Ya está en marcha la sexta edición de los Premios DQ al Deporte Quilmeño ¡y al Deportista del Año lo elegís vos!



FUERZA G GIMNASIO


10 de marzo de 2014
Expedientes Secretos DQ: Bernal y Honor y Patria.
Entre los grandes
La historia de dos equipos locales ya extintos que formaron parte de la era del fútbol amateur.


TEXTO
fontsizeup
fontsizedown

EXPEDIENTES SECRETOS DQ: Bernal y Honor y Patria, dos equipos que formaron parte de la era del fútbol amateur.

Algunas ediciones atrás, los Expedientes Secretos DQ revelaron la historia en el fútbol profesional de AFA del club Juventud Unida de Villa Cramer, el cual por un lapso de dos décadas se sumó a los tradicionales Quilmes Atlético Club y Argentino de Quilmes. Sin embargo, existieron otras dos experiencias algo olvidadas de equipos bernalenses. En este caso, nos remontamos a la era amateur para rememorar a Honor y Patria y Bernal, elencos locales que supieron competir oficialmente contra los más grandes del país.

De derrota en derrota

Recién comenzado el siglo pasado, Bernal decidió afiliarse a la Argentine Football Association. Corría el año 1908 y estos entusiastas se convertían así en el primer club de la localidad en practicar este deporte de forma oficial. Con un plantel conformado principalmente con jugadores locales, a los cuales se les sumaron algunos provenientes de las terceras divisiones de Alumni y Victoria, dieron inicio en su campo de juego ubicado en las calles Victoria y Cramer a una aventura que duraría diez temporadas. Un arduo camino en el cual las derrotas superaron a las victorias.

En 1908, la liga argentina pasó de contar con solo 28 clubes a 41. Entre los nuevos afiliados se encontraban Southern Rangers (Temperley), Instituto Americano (Adrogué), Anglo Argentine y Boca Juniors, entre otros. En ese marco, Bernal eligió la Segunda Liga para inscribirse y se incorporó a la sección C. Vistiendo casaca a rayas horizontales lilas y blancas, debutó el 10 de mayo ante los Xeneixes, quienes los vencieron por 7 a 0 en la Dársena Sud. El joven club sureño comenzaba su vida con una dura derrota que presagiaba su futuro de eterno colista.

Los resultados no fueron positivos en esa primer temporada: sólo ganó dos partidos –por puntos a Royal, que no se presentó- y perdió los catorce restantes, recibiendo 65 goles. Al año siguiente, tras caer por 13 a 0 ante Banfield, Bernal se dio el gusto de saborear su primera victoria, al derrotar de visitante a San Martín, recientemente descendido de Primera.

De esta forma, el equipo siguió sumando caídas y algunos pocos triunfos. Como los dos que consiguió durante el año del Centenario de la Revolución (1910) imponiéndose, nuevamente de visitante, ante Criollos y Southern Rangers, sin embargo, estos resultados fueron anulados más tarde por disposición de la Liga. Bernal finalizó último y, por ese motivo, no formó parte de la Intermedia Extra, creada para ser la única división de ascenso a Primera, y continuó en Segunda Liga, que pasó a ser la tercera categoría.

Recién durante el torneo de 1911 pudo sacarse las ganas de conseguir una alegría en su cancha, al ganarle a Ferrocarril Sud por 2 a 1. Con posterioridad vapuleó a su vecino, Royal de Quilmes, 11 a 2. Lejos de los dos primeros, Platense y Libertarios Unidos, logró el quinto puesto de la Subsección B. A la temporada siguiente regresó a su habitual último lugar y en 1913, ya que se había eliminado la Extra, Bernal transitó brevemente la sección A de Segunda Liga. Sólo sumó una victoria y finalizó colista nuevamente, motivo por el cual no se lo incluyó en Intermedia cuando volvió a disputarse al otro año.

Sintiéndose perjudicados en los escritorios, los directivos bernalenses presentaron una nota con la intención de recuperar la categoría perdida. En ella, señalaban que otros clubes habían sido subidos sin ganar el ascenso y demandaban que sería justo que su institución volviera de esa forma a ocupar un lugar en Intermedia. El Consejo se expidió e hizo notar que el inspector encontró el campo de juego en estado de abandono, el cerco derribado, animales pastando y los arcos con medidas antirreglamentarias. Ofendidos ante lo que pensaron era una injustica, decidieron desafiliarse.

En 1915, tras reparar el campo de juego, Bernal regresó, anotando dos equipos en Segunda División Sud, los cuales culminaron ante últimos. Luego de repetidas malas campañas, llegó el final. El 21 de julio de 1918 disputó su último partido, cayendo 1 a 0 frente a Chacabuco. Se marchó como llegó, con una derrota y decorando la última colocación. Durante casi una década, jamás sus equipos ocuparon puestos de vanguardia. Pese a ello, su legajo nunca se manchó por incidentes futbolísticos. A partir de 1919, su campo deportivo lo utilizó Barracas Juniors y luego Buenos Aires Central.

De Primera

Lindando su cancha con el campo del Bernal, en 1921 se afiliaba para disputar los torneos de intermedia Honor y Patria, equipo que tendría el orgullo de ser el único de la localidad en llegar a la Primera División. Fueron apodados “Los Isleños, ya que estaba integrado por inmigrantes italianos llegados desde la Boca y la camiseta elegida fue rojo y azul a bastones verticales.

Ya en 1926, luego de una notable campaña, Honor y Patria accede a jugar las finales por el ascenso frente a San Telmo. La primera de ellas se disputó en cancha de Racing ante 15 mil personas y fue empate en 1. En la revancha, ahora en River Plate, volvieron a igualar, esta vez sin abrir el marcador, lo que obligó a un tercer encuentro, en el mismo escenario, en el cual los bernalenses se impusieron 2 a 1 y lograron el ascenso al Campeonato de Primera B.

La crónica del gran triunfo, publicada en El Grafico Nº 398 del 19 de Enero de 1927, resaltaba la actuación del equipo bernalense: “La victoria que obtuvo el equipo del Club Honor y Patria en el match disputado en River Plate con el team del Club Atlético San Telmo, por tercera vez, y por el ascenso a Primera División B, fue bien merecida. Sí, estimados lectores, considero y afirmo que el eleven del Club Honor y Patria es más cuadro, técnica y deportivamente, pues si durante el primero y segundo matches no se abrió el score, ello fue debido a la mala suerte que tenían los componentes del team de Bernal. Lo que más me llamó la atención fue la fe con la que se descontaba el triunfo por parte del público de San Telmo, que con tal motivo se habían llevado al field: un clarín, un bombo, un tambor, una bocina de fonógrafo, una guitarra, un cencerro, una bandera, varias banderitas y un disfraz de dominó, color amarillo, que cubría el cuerpo de uno de ellos, y cuyos instrumentos se hicieron funcionar desde antes de comenzar el partido hasta que Honor y Patria consiguió el tanto de la victoria; después de este contraste, los partidarios de San Telmo guardaron los instrumentos en los bolsillos, porque no les quedaba otro recurso. Ahora bien; cuando concurráis a un match de football, tratad de no intervenir en farolerías, como las que realizaron los partidarios del Club Atlético San Telmo, ubicados en la tribuna popular, porque se hacen papelones".

Los campeonatos de 1927 y 1928 vieron a Honor y Patria afirmarse en la segunda categoría, mientras el "Mítico Negro Aragón", su mejor jugador, y sus compañeros deleitaban a la hinchada que los seguía en tranvía. Sobre todo en la campaña de 1929 cuando aventajando a Porteño por 4 puntos, los de Villa Crámer gritaban campeón por segunda vez en su corta vida y accedían al círculo máximo del fútbol argentino.

Lamentablemente, la responsabilidad del fútbol grande fue mucho para los inmigrantes italianos y su estadía duró sólo un año, ya que no fue incluido entre los equipos profesionales que comenzaron un nuevo torneo en el año posterior.

Honor y Patria ya no participaría de los torneos de la Asociación, salvo un fugaz paso por intermedia en 1934. Sin embargo, su logro había sido alcanzado y quedó grabado en la historia de la ciudad, la cual, aunque sea por una sola temporada, supo tener a un equipo bernalense entre los más grandes del país.

Ilustración: Sipe.


SUBNOTAS
Este artículo no contiene notas relacionadas.
+ Noticias de este deporte
INTERACTUAR
Imprimir
Enviar por email
 Votar: ¿Te gustó la nota?
 Comentar
COMPARTIR
|
 
¿Te gustó esta nota?
A 1 lectores les gusta esta nota.




Agregar a favoritos Agregar a Favoritos Suscribir a la lista de correo Suscribir a la lista de Correo Suscribir al Sitio (RSS) Suscribir al Sitio (RSS) Encontrarnos en Facebook Encontranos en Facebook

PUBLICITE EN DQ!




 


 







PREMIOS DQ AL DEPORTE QUILMEÑO | COMUNIDAD DQ | CONTENIDO MULTIMEDIA | CORREO DE LECTORES |

QUIENES SOMOS
| CONTACTOS | PUBLICITAR |

© 2008-2017 Deportes En Quilmes - Todos los derechos reservados. Directores/Propietarios: Sebastián Alejandro Rafanelli – Román Ciprián Kowalski.
Registro de la Propiedad Intelectual Nº 4994131. Se permite la utilización total o parcial de los artículos sólo citando la fuente.
Alvear 641, 12 G, 1878 - Quilmes, Bs. As. -webmaster- Diseño: NP Group

Recomendaciones para una óptima visualización: (Adobe Flash Player) (Safari) (resolución:1024x768)

NP GROUP -PRENSA, DISEÑO, PUBLICIDAD-